Nutricion

La nutrición en el reino vegetal

 

¿Nunca te has preguntado por qué las plantas son denominadas como “seres vivos”? Lo cierto es que aun cuando estas no cuentan con órganos como pulmones por los que llevar a cabo el proceso de respiración que nos indica que estamos vivos, no significa que en el reino vegetal no se cumpla con un proceso similar que mantiene a las plantas con vida y que las hace crecer, desarrollarse, dar frutos y multiplicarse.

Sin embargo, no todos los vegetales cumplen con un sistema de nutrición igual como es el caso de los seres humanos. Si bien todos poseen una nutrición autótrofa y fotosintética, es decir, que son capaces de convertir materia inorgánica en orgánica y que obtienen su energía de la luz solar, en el reino vegetal se presentan dos procesos distintos para obtener su nutrición en base a su estructura física, siendo estos: la talofítica y la cormofítica.

Aquellos vegetales englobados bajo una estructura talofítica, no son más que los que no requieren de ningún tipo de órganos de absorción o transporte para nutrirse dado que adquieren todos sus nutrientes por medio de la membrana de sus células, las cuales absorben lo que hay a su alrededor.

Por otro lado, los vegetales con estructura cormofítica son los que necesitan de órganos de absorción y transporte para poder nutrirse correctamente. Por lo general, dichos elementos son: la raíz, el tallo y la hoja.

Es gracias a estos que los vegetales bajo una estructura cormofítica son capaces de mantenerse con vida. El proceso empieza en la raíz, donde se absorbe el agua al igual que las sales minerales, las cuales se convierten en savia bruta al alcanzar el xilema y la cual es transportada hasta las hojas para ser utilizada en el proceso de fotosíntesis. Así mismo, durante la fotosíntesis, la savia bruta se convierte en savia elaborada, la cual luego es transportada tanto de forma descendente como ascendente para nutrir todo el vegetal.