Jazz

El jazz es un género musical proveniente de los Estados Unidos y que nació a partir de la fusión de los ritmos musicales del Occidente con los presentes en la música africana. Destaca por contar con tres aspectos básicos; cualidad rítmica, improvisación y fraseo.

Este género musical se deriva de una serie de eventos históricos como la compra y venta de estados que llevaron varias razas del mundo a mezclarse en un solo punto, Estados Unidos. Esta mezcla originó una gran presencia de personas de raza negra, provenientes de la zona Occidental de África y el Caribe, lo que ocasionó la aparición de estilos musicales variados como el jazz y el blues.

En el siglo XIX, en varias ciudades de Estados Unidos, se acostumbraba a realizar festivales con música de tambores y danzas tradicionales africanas. Por estas fechas, aun existiendo la esclavitud, se les permitía a los esclavos negros el asistir a estos festivales los domingos y estas personas acompañaban a la música de tambores con instrumentos de percusión y cuerda, dando paso a la formación de las primeras bandas de jazz.

Las canciones catalogadas como jazz resultaban ser bastantes prácticas debido a que eran aplicadas tanto para estimular a los trabajadores del campo como para realizar rituales ya que poseían una alta riqueza rítmica. Gracias también a la presencia de personas de raza africana en estas áreas, se fusionó el uso de melodías más suaves con los conceptos armónicos del jazz para dar paso a la creación del género musical que conocemos hoy en día y del blues.

Con el pasar de los años, la música jazz fue ganando aceptación y popularidad entre los estadounidenses debido a los ritmos y sonidos, así como también las combinaciones armónicas, por lo que fue más vista en festivales, fiestas, reuniones y clubes. Asimismo, la afirmación de artistas de raza negra daba paso a una nueva era para la música con raíces africanas por lo que muchos de los grandes exponentes de este género musical son de raza negra y es uno considerado como uno de los géneros representativos de esta comunidad a lo largo y ancho de todo el mundo.

Biografia: Monografias.com y musicaporfavor.com

Correr

 

Son incontables los beneficios de tener un perro como mascota ( pero hay que tener un aspirador especialmente para mascotas), no sólo por la compañía en la casa, sino que además podemos salir a pasear con él  e incluso nos puede ayudar a mejorar en una rutina de running. Si has llegado a este artículo seguramente debes tener la idea de salir a correr con tu perro, pero quizás tienes algunas dudas, por eso queremos compartir contigo algunas claves para tomar en cuenta antes de hacerlo.

Lo bueno de correr con nuestros perros es que son incansables y normalmente no se dejan arrastrar por la pereza. Como los perros se acostumbran rápidamente a las rutinas, puede funcionar muy bien el trabajo en equipo, algunas personas han encontrado que son más constantes porque el perro lo levanta literalmente del sillón para salir a correr.

Correr con el perro no es algo nuevo, pero lo que sí es cierto, es que gracias a la ciencia y a la investigación hoy contamos con cierta información importantísima que ha evitado algunos percances que tienen que ver con la salud de nuestra mascota. Por ejemplo, se ha conocido que los cachorros no están aptos para soportar largas carreras, si es un perro pequeño puede estar apto después de los 6 meses, y si es grande debemos esperar al menos un año. Un perro sometido a fuertes entrenamientos desde muy pequeño, puede tener problemas en su etapa adulta.

Algunos veterinarios sugieren correr con perros grandes de hocico y patas alargadas, y recomiendan no someter a estos entrenamientos a perros pequeños de patas y hocico corto. Lo que nosotros te aconsejamos es que consultes con el veterinario antes de comenzar, ya que algunos perros, como los seres humanos, sufren de algunas condiciones respiratorias o cardiovasculares que podrían tener un desenlace fatal por un sobre-entrenamiento.

Por último, recuerda que las correas y arneses de correr son especiales para esta actividad en aras de no maltratar a tu mejor amigo, y de no incomodar tu propio entrenamiento. Los expertos recomiendan correr en la sombra porque los perros no sudan como nosotros y pueden afectarle mucho las altas temperaturas. Como lo haces tú mismo, también debes respetar el nivel físico del perro e ir aumentando la dificultad paulatinamente, es decir, correr cada vez un poco más. Recuerda que tu mascota también necesita descanso y buena alimentación para rendir en los entrenamientos.

Turismo

Independientemente de si vives en Madrid, Barcelona, Sevilla o Guadalajara, cada ciudad, no solo de España sino de todo el mundo, tiene algo que admirar, algo que visitar…y desgraciadamente también algo que no nos gustaría recordar. Vivir en una ciudad es saber amoldarse a los servicios que ofrece.
España es uno de los destinos favoritos turísticos, pero también es un gran sitio para vivir.  En la ciudad en la que vives, probablemente al igual que en la que vivo yo, podrás destacar:
Educación: 

En la mayoría de grandes ciudades existe una oferta formativa muy amplia tanto de alcance público como privado.  Claro está que  entre más alto sea el nivel formativo, más tendremos que buscar dicha oferta en ciudades grandes, pero España,  puede estar orgullosa de ofrecer educación prácticamente en cualquier rincón del territorio,  sin embargo, existen muchas cosas por mejorar, especialmente en lo que se refiere a la calidad de la educación.
Salud:

 

En la ciudad en la que vivo, existen buenos servicios médicos básicos.  Sin embargo, los últimos años, los residentes en España hemos notado un claro desmejoramiento en la calidad de los servicios no por falta de profesionalidad sino por los grandes recortes presupuestarios que ha padecido el sector salud.
Economía:

 

España  se caracteriza porque en muchos pueblos y ciudades se especializan en determinada industria, por ejemplo Yecla, la ciudad del Mueble,  Elche la ciudad de los zapatos,  aunque otras ciudades más grandes tienen una variedad más amplia de industrias.
Transporte:

 

Las pequeñas ciudades no están tan bien comunicadas como las grandes ciudades donde se pueden encontrar sistemas de transporte subterráneo (metro), autobuses, trenes, etc.
En el caso de una pequeña ciudad, es de esperar un par de rutas que la comuniquen con ciudades de mayor tamaño, así como un sistema de transporte interno.